OTRA ALEGRÍA EN OVIEDO

    El Zunder Palencia sumaba en tierras ovetenses ante el Alimerka Oviedo la decimoctava victoria del curso en un duelo complicado en el Polideportivo Pumarín de la ciudad asturiana (56-67).

    Los de Pedro Rivero no estuvieron acertados en el lanzamiento de tres puntos (1/22 a lo largo de los 40 minutos) y, sin embargo, fueron capaces de trabajar duro, defender y encontrar el aro rival para acabar ganando ante algo más de medio centenar de aficionados palentinos desplazados en el viaje organizado por la Peña Basket Morao.

    No fue un día de lucimiento, sino en el que destacó más que otros días el trabajo menos vistoso. Y de esa manera el Zunder tuvo que aguantar en el primer periodo, donde se vio por debajo en el marcador (22-18). Y había sido peor, con un 20-8 tras casi siete minutos de juego. Romeo Crouch sumaba en el perímetro local, mientras Jonathan Kasibabu se las veía con el incombustible Óliver Arteaga en la pintura. Aunque un 2-10 en los últimos 3:11 los de Rivero se acercaron. Dos tiros libres de Kostas Kostadinov situaban el 22-16. Y otros dos de Germán, el 22-18 definitivo.

    Fotos: Rubén Moro

    En el segundo se mantenía por debajo, aunque muy cerca, mientras buscaba soluciones a su desacierto en el lanzamiento (32-31 al descanso).

    Se reanudaba el duelo con la canasta de Davis Rozitis a pase de Mathieu Kamba. Su compañero Manu Rodríguez era quien mejor encontraba el camino del aro y sostenía al equipo visitante, dentro de unos minutos de alternancia en el tanteo.

    El equilibrio seguía siendo la tónica en el marcador después de otros 10 minutos de juego que concluían con el 45-46. Eso sí, ya mandaba el Zunder, y lo haría desde ahí hasta el final. Desde los dos tiros libres iniciales de Tanner McGrew (45-48), continuando por los dos primeros puntos de Devin Schmidt en la tarde asturiana y pasando por la combinación de los dos bases morados, Alec Wintering y Germán Martínez, que firmaban con sus puntos el 56-59 a 3:25 del final.

    Una canasta de Chumi Ortega y una asistencia del yeclano para Davis Rozitis colocaban el 56-63 que ya significaba un paso de gigante hacia un nuevo triunfo de los palentinos. Al final, 56-67 y, ahora sí, a pensar en la Copa Princesa.