LAS LÁGRIMAS DE HOY SERÁN LAS SONRISAS DEL MAÑANA

FINAL A 4 INFANTIL FEMENINO AUTONÓMICO

56, JESUITAS BF LEÓN: Emma Romera (15), Irene Martínez (16), Daniela Blanco (1), Alicia Flórez (14,1t), Noemí de las Heras (2)- cinco inicial – Martina Marcos (3,1t), Paula Jáñez (1), Lucía Aláiz (0), Marta Barazón (0), Paula Jiménez (0), Irene Prieto (4), Andrea Cobos (0).

50, CD MARISTAS: Sara Valderrábano (0), Renée Gallego (21,1t), Adela Pomar (2), Jimena Díez (7), Lucía Lucas (13) – cinco inicial – Marina Fuentes (0), Sara Sendino (-), Sara Mazas (0), Natalia Alonso (2), Marta Ruíz (5,1t), Cynthia Guarde (-), Claudia Herrero (0).

Parciales: Primer período 9-15; Segundo período 15-9 (24-24); Tercer período 17-8 (41-32); Cuarto período 15-18 (56-50).
Árbitros: Sres. Labajo y Vázquez, del colegio vallisoletano. Eliminadas por cinco faltas Irene Prieto (BF León), Daniela Blanco (BF León), Natalia Alonso (CD Maristas) y Lucía Lucas (CD Maristas).
Incidencias:  Segunda Jornada de la Final a 4 en categoría infantil femenina.
02/06/2018 – 20:00 h. – Pabellón Maristas (Palencia). En los prolegómenos del partido el club quiso hacer un pequeño homenaje a las jugadoras del conjunto júnior que finalizan su etapa de formación.

Crónica:

Es doloroso ver a este grupo de niñas, tanto las que han participado en esta Final a 4 como las que han colaborado para llegar a esta cita y que se han quedado fuera de las 12 que podían ser inscritas, desoladas, sin consuelo, tras caer en un partido que lucharon hasta la extenuación y que se escapó por tan solo seis puntos y que les aparta, a priori, de disputar el Campeonato de España. Con la perspectiva del paso de las horas esas lágrimas se transformarán seguramente en alegría por el temporadón realizado y por el orgullo del gran trabajo que han venido desarrollando desde el mes de septiembre.

Las palentinas realizaron una arranque fulgurante con un parcial de 10-0, enrabietadas sabedoras que el del viernes no fue su mejor encuentro. Las rotaciones eran constantes con todas las jugadoras aportando en muchas facetas, mientras que su rival no se encontraba acertado de cara al aro tal era así que sólo dos jugadoras de las utilizadas por el técnico, que en esta ocasión ejercía como local, eran capaces de anotar. Poco a poco el conjunto leonés se fue metiendo en el partido y reducía la desventaja hasta los 6 puntos (9-15) al final de los primeros diez minutos.

La mejoría respecto al viernes era notable, las pérdidas de balón y el cierre del rebote, que fueron el tendón de Aquiles de las moradas, no era un problema alarmante. El dominio en el luminoso se mantenía, a pesar de la diferencia de faltas en uno u otro bando, que obligaba al banquillo local a repartir de manera concienzuda para no lastrar de faltas a sus jugadoras de cara a una segunda mitad. En el último minuto previo al descanso, Jesuitas BF León tomaba por primera vez la delantera en el marcador, aunque al ecuador del encuentro se llegara con tablas y todo por decidir (24-24).

En la reanudación salieron más concentradas las leonesas que aumentaron un punto su agresividad defensiva. En esta ocasión eran las colegiales las que no estaban acertadas de cara al aro y la diferencia poco a poco se estiraba alcanzando una máxima de 11 puntos. Un par de despistes defensivos eran castigados con canastas fáciles del rival, pero a pesar de anotar sólo 8 puntos en este cuarto, la mejor noticia era que las chicas de Iñaki y Quique no perdían la cara al partido.

Nueve puntos a remontar (41-32) era el objetivo de las moradas en los últimos y decisivos minutos, una tarea difícil y no imposible. La lucha de las palentinas era un querer y no poder, a veces por errores propios, otras por aciertos del rival y otras por una actuación arbitral que desquició al banquillo palentino con un criterio un tanto desigual (basta mirar la diferencia de faltas señaladas a unas y otras, 22 por 30, y los tiros libres lanzados por leonesas y palentinas 45 a 26) y más pendiente de lo que sucedía fuera de las líneas que delimitan la pista que lo que sucedía dentro de ellas. Con el choque cuesta arriba con 14 de desventaja, las moradas se desataron, aumentaron el ritmo en las dos partes de la pista y aunque lograron reducir la diferencia, no hubo tiempo para más y el triunfo viajaba hacía León (56-50) de manera merecida.

La victoria de Ponce Valladolid frente a Previaula Babieca (61-44) tiene como consecuencia que sean vallisoletanas y leonesas los dos equipos con billete para el Campeonato de España y que este domingo, a partir de las 16h. se jueguen además el Título de Campeón de Castilla y León 2018. Por otra parte el duelo que cierre la Final a 4, a parte del tercer puesto en el cajón, podría llevar también al Campeonato de España a un tercer equipo de la comunidad si existieran renuncias de otros equipos.

Galería de Imágenes

Deja una respuesta

Debes estar conectado para publicar un comentario.