LA PRIMERA, EN EL DERBI

    Debut liguero y primer triunfo del Zunder Palencia, que arrancó la temporada superando al UEMC Real Valladolid en un intenso derbi en el que fue de menos a más para vencer por 10 puntos (75-65) ante una entregada afición. Un choque que tuvo el tercer periodo como punto de inflexión para marcar distancias y acabar sin apuros antes de encarar la segunda semana de competición, donde los de Pedro Rivero afrontarán dos compromisos.

    Empezaba el equipo vallisoletano muy acertado en ataque, marcando el ritmo del marcador en los primeros minutos (2-10 tras el mate en contraataque del alero visitante Dominic Gilbert). Le costó al conjunto local tomarle el pulso al estreno ante un pabellón que presentaba un aspecto inmejorable para disfrutar de los siempre intensos duelos de rivalidad autonómica entre vecinos muy cercanos.

    Poco a poco los palentinos fueron dejando atrás la ansiedad por el deseo de agradar en el debut y centrándose en sus fortalezas para detener el caudal ofensivo de su rival primero, y sumando en ataque en la otra canasta. Así, superado el ecuador del periodo, dos canastas consecutivas de Kostas Kostadinov (que al descanso había sumado sus 14 puntos), la segunda con un mate a pase de Devin Schmidt, situaban ya el empate (12-12 -triple del propio Schmidt-).

    Igualado el tanteo, el exterior morado fusilaba con otro triple la canasta rival para dar a los suyos la primera ventaja de la noche (15-14). Y ya en el último minuto, gran tapón de Tanner McGrew sobre Melwin Pantzar y contraataque de Schmidt culminado en mate por Kostadinov. Al final, 17-17.

    Tras las tablas del primer acto, en el segundo el Zunder llevaba la iniciativa. Dos triples de Kostadinov marcaban el camino en ataque a los morados, mientras su defensa seguía mejorando sus prestaciones, complicando la labor del UEMC. Los cinco puntos (29-24) eran su máxima renta hasta el descanso. Porque los visitantes también apretaban. Un 2+1 de Sergio de la Fuente situaba el 31-32. Al que respondía Chumi Ortega con un triple. Al intermedio del choque el marcador volvía a las tablas (40-40).

    Se reanudaba el juego con un gran Zunder Palencia. En esos 10 minutos marcó la diferencia que le acabaría dando el triunfo. Un parcial de 22-11. Aunque sumaba primero su rival (40-42) y tardó casi tres minutos en encestar el equipo de Pedro Rivero: bandeja de Schmidt. Y tras cinco minutos de juego el tanteo seguía empatado (46-46). Pero la defensa morada carburaba y en ataque sus tiros encontraban el camino del aro. Mathieu Kamba anotaba un triple y un mate al contraataque para colocar el 55-46 a 3:05. Un 9-0 en prácticamente dos minutos. Y, con el triple y la bandeja de Chumi Ortega (14 puntos consiguió),  la renta era de 14 (60-46). Acabó 62-51.

    Y esa diferencia cosechada en el tercer periodo era crucial, porque el Zunder Palencia no perdió sus señas de identidad en el último periodo, que se demoró más de la cuenta en los últimos instantes, pero que certificó la primera victoria palentina de la temporada (75-65).

    El miércoles (19 horas), visita a cancha de CB Almansa con Afanion, mientras que el domingo (12,30) será el Alimerka Oviedo quien juegue en el Pabellón Municipal de los Deportes de Palencia.

    DECLARACIONES.

    Paco García valoraba en la rueda de prensa “la victoria y la exhibición de deseo de Palencia en la segunda parte. Arropados por un pabellón así, va a ser difícil ganar aquí”.

    Añadía el técnico visitante que “hemos entrado bien al partido, hay tres cuartos absolutamente igualados y un tercer periodo en el que nos han desarbolado defensivamente”. “Las pérdidas de balón -añadía-, 6-15. Y también el rebote. Así no puedes ganar un partido”.

    Por parte local, Pedro Rivero destacaba que el “Valladolid es uno de los equipos más físicos de la liga y si no igualas eso, es muy difícil jugar con ellos”. Para él lo mejor fue que “que el parrido sale a raíz de que pones a la gente un poco más defensiva en pista. Quiero que entiendan que eso es la esencia del equipo, que dependiendo de cómo vaya el partido, unos días les toca a unos y otros les toca jugar a otros. Eso es la esencia del equipo”.