EL CD SAN CEBRIÁN TAMBIÉN SE ESTRENA EN EL PABELLÓN MUNICIPAL

    El pasado viernes, 28 de febrero, el Chocolates Trapa Palencia se enfrentaba al Afanion Almansa en el Pabellón Municipal, pero estos no eran los únicos equipos que la afición morada vería sobre el parqué.

    Y es que, doce de los integrantes del Club Deportivo San Cebrián estaban preparados para salir al descanso a debutar ante todo un pabellón deseoso de verlos.

    Con el pitido de la bocina que ponía fin a la primera mitad, comenzaron a prepararse los doce jugadores. Seis entraron por un lado de la pista ataviados con una equipación blanca y roja y otros seis lo hicieron por el lado contrario vistiendo su equipación oficial esta temporada, la misma que lucen los jugadores del Chocolates Trapa Palencia.

    La verdad es que nada más salir a la cancha estaba un poco nervioso porque nunca antes había jugado con tanto público, pero en cuanto el balón comenzó a botar se me olvidó. Fue una experiencia nueva que me encantó” comentaba Luis Antonio Abril, jugador de la Fundación San Cebrián.

    Los jugadores de ambos equipos pronto se olvidaron de que aquello era un amistoso y comenzaron a pelear cada balón y a dar cada pase como auténticos profesionales apoyados por un público que no dejó de animar en ningún momento.

    “Yo también estaba un poco nervioso, primero porque había mucha gente viéndonos jugar y segundo por la emoción que tenía. Pero si me dejasen repetir lo haría sin dudar, y además me gustaría poder jugar un amistoso contra los propios jugadores” afirmaba Juan Antonio Guadilla.

    Pero no todos los integrantes del CD San Cebrián estaban nerviosos por el partido, algunos de ellos, como Susana Barrios reconocía que “no estaba nerviosa pero me gustó mucho la experiencia y la repetiría sin duda” y se unía a la petición de Guadilla, “y puestos a pedir, me encantaría jugar un amistoso contra los jugadores del Chocolates Trapa Palencia”.

    Con la primera canasta llegaron los primeros aplausos de la grada y se vieron las sonrisas de los jugadores de la Fundación San Cebrián que ya habían olvidado sus nervios para disfrutar de los minutos jugando a lo que más les gusta, el baloncesto.

    Fernando Gutiérrez reconoce haber disfrutado mucho de la actividad “porque estaba junto a mis amigos y mi gente, así que estaba tranquilo. Metí dos canastas, robé algún balón y cogí algún rebote, así que estoy muy contento, ¡qué más quiero!”.

    Una actividad que volverá a repetirse gracias a la gran acogida que tuvo tanto entre el público como entre los propios jugadores del CD San Cebrián.

    Deja una respuesta

    Debes estar conectado para publicar un comentario.