ADARSA MARISTAS “B” 76-36 CD BASE BLANCO (CAD MASC AUT)

    CADETE MASCULINO AUTONÓMICO

    76, ADARSA MARISTAS “B”: Álvaro (16), Jorge (2), Lacasa (3), Álvaro D. (7), Soto (19) – cinco inicial – Llorente (0), Sergio (4), Larrén (4), Víctor (0), Javu (4), Jero (4), Santi (12).

    36, CD BASE BLANCO (SEGOVIA): Marqués, M. (4), Caminero, R. (1), Berbel, D. (1), Antón, H. (0), Calvo, J.G. (12) – cinco inicial – Muñoz, M. (1), Bermúdez, N. (5), Maroto, J. (10), Del Estal, E. (0), Barrero, L. (2),  Suñer, L. (0).

    Parciales: Primer período 24-09; Segundo período 09-07 (33-16); Tercer período 22-12 (55-28); Cuarto período 21-09 (76-36).
    Árbitros: Sres. González y Pérez, del colegio palentino.
    Incidencias: 2ª División – Liga Regular – Grupo Sur – Jornada 05
    21/11/2021 – 16:30 h. – Pabellón Maristas (Palencia).

    Crónica:

    Partido correspondiente a la jornada 5 de la segunda autonómica cadete masculino. Volvían los palentinos a jugar en casa después de tres jornadas jugando como visitantes. Y se enfrentaban al CD Base Blanco, de Segovia.

    Comenzaba el partido con los colegiales dispuestos a dejar claras sus intenciones endosando en 7 minutos un 17-4 de parcial, con mucho movimiento de banquillo, lo cual permitía al equipo local no bajar en ningún momento ni la intensidad ni la seriedad y velocidad en el juego. Llegaba el final de este periodo con un 24-9 a favor de los morados.

    El segundo cuarto brilló por las carencias, tanto de respeto al rival como de anotación. Los de Adri y Bruno se empeñaron en buscar la anotación desde la línea de 3 puntos y esta no llegaba. Mientras tanto, en el otro lado del campo se mantuvo esa defensa sólida del uno contra uno, pero se bajó la intensidad de la presión, lo que hacía que no se anotasen puntos fáciles. Este tiempo terminaba con un agridulce 33-16.

    Volvió a aparecer el equipo que salió en el primer cuarto a la vuelta del descanso. Con un juego más solidario y estructurado y sobretodo, recuperando la intensidad defensiva y la concentración en la defensa a todo campo los de maristas recuperaban esas buenas sensaciones que habían dejado al principio, eso sí, con poco acierto desde la línea de triple.

    Pero esto no supuso un problema en los dos últimos cuartos, ya que los colegiales circulaban el balón hasta encontrar la mejor opción, dejando algunas jugadas colectivas muy atractivas y volviendo a disfrutar dentro del juego que a ellos le gusta.